El ultimo Inmortal

“Salomón dijo: No hay nada nuevo sobre la tierra. Por eso es por lo que Platón con su imaginación sugirió, todo conocimiento no fue más que un recuerdo. Por eso Salomón dio aquella sentencia, toda novedad no es más que olvido”

Ensayos LVIII, Francis Bacon

El Libro de los muertos es el nombre moderno de un texto funerario del Antiguo Egipto que se utilizó desde el comienzo del Imperio nuevo hasta el 50 A.C. El texto consistía en una serie de sortilegios mágicos destinados a ayudar a los difuntos a superar el juicio de Osiris, asistirlos en su viaje a través de la Duat, el inframundo, y viajar al Aaru, en la otra vida. Los papiros supervivientes contienen una variada selección de textos religiosos y mágicos y difieren notablemente en sus ilustraciones. Algunas personas encargaban sus propias copias del libro, tal vez con una selección de los sortilegios que consideraban más importantes para su propia progresión en la otra vida. Como los describe el Dante en la Divina Comedia, o como se enseña en el catecismo católico, el camino hacia el más allá estaba plagado de dificultades.

Juan Castillo en una acción contemporánea de apropiación investiga estos hitos culturales produciendo una pieza funeraria de 50 metros de largo por 50 cm de altura. El soporte no es papiro, es papel, los dibujos y símbolos están muchas veces reinterpretados y empleó para los mismos el dibujo vectorial. La pieza, como las originales egipcias puede fragmentarse y funciona como un antecesor del lenguaje. Imágenes que progresivamente se transforman en escritura jeroglífica. Seres míticos del repertorio clásico acompañan a Amy Winehouse en un guiño pop en esta re escritura del Libro de la salida al día. Amy es sometida al juicio de Osiris, Amy y la psicostatis, los objetos cotidianos de Amy, sus suntuosos accesorios de Louis Vuitton, sus botellas de vino barato. Juan continúa explorando tensiones entre lo legítimo y lo popular y el desplazamiento consciente a otros materiales. ¿Qué es popular hoy? ¿ Cómo puede lo popular –un imaginario y unos materiales asociados a esa condición-incorporarse a un pensamiento visual contemporáneo, es decir a la tarea que debe retomar el arte, y que es la recuperación de la fuerza de la imagen, como ya nos advertía Asger Jorn,”no hay potencia de la imaginación, sin imágenes potentes”? (1)

Castillo es un dibujante virtuoso y exquisito. A veces pinta, a veces hace perfomance, pero donde verdaderamente estalla es en el dibujo. Es un acierto el tratamiento de alguno de sus trabajos para esta muestra con resina. Le dan al dibujo una tridimensión necesaria, le dan estructura y remiten al carácter evocativo de la cultura tan admirada y estudiada por el artista. Extrae de los dibujos su perfección, su realidad, otorgándole la fuerza de un impulso, de un deseo que se expresa en cada trazo. Las líneas pasean sin descanso, recorriendo todo el soporte, hasta chocarse con las figuras representadas (2). Pienso que su objetivo, mas allá de evocar el propio objeto, es fabricar en el espacio un espectáculo que se baste a sí mismo .Un tiempo sin tiempos, un puro presente que se mueve, circula, dejando marcas, huellas que en su transitar producen nuevos lenguajes. Palabras mudas que se adhieren en cada trazo, en cada forma. Las construcciones personales que el espectador puede hacerse acerca de la obra, es una matriz que comienza a construir el mismo a través de apreciaciones y expectativas muy íntimas y particulares. La obra es abierta.

Al finalizar el “El inmortal”, Borges sostiene: “A mi entender, la conclusión es inadmisible. Cuando se acerca el fin escribió Cartaphilus, ya no quedan imágenes del recuerdo, solo quedan palabras. Palabras, palabras desplazadas y mutiladas, palabras de otros, fue la pobre limosna que le dejaron las horas y los siglos”.

La reinterpretación de estas palabras, las inevitables relaciones de clase y poder que representan, trasladado además a la tensión que aportan los materiales actuales, suman a estos trabajos una poética única, imprescindible.

Hugo Albrieu

(1)- Francisco Ali-Brouchoud, “El arte de derribar estatuas”, 2018

(2)-Maurice Merleau Ponty, “El arte y el mundo percibido, El Mundo de la percepción”, Siete Conferencias, 1948.